martes, 20 de diciembre de 2011

Miedo a volar

Miles de luces diminutas me sonrien intermitentes a lo lejos,como un festival de luciérnagas bajo mis pies. Apoyada en tu pecho siénto el vértigo del ascenso hacia la oscuridad del cielo con el sonido de tu corazón como almohada.Aún hueles a pétalos y a novia de estreno, a sonrisa y emoción, y no sé si la felicidad es nueva o se reclica, pero la mía tambien lleva aún colgando la etiqueta y, no sé si es más intensa la de ayer, la de hoy, o la que me hormiguea en el deseo del mañana, porque solo el dormir entre tus brazos,deja sin valor al resto de los sueños.


Caminas con tu vestido blanco, y tu pelo de sirena entre las flores frescas,conteniéndo laemoción, dulce y delicada,..mi amor celestial...envuelta en el rojo de la pasión con esa traviesa mariposa de diamantes que me roba tu cintura... mientras, suena de nuevo en mis oidos esa música, la nuestra... me doy cuenta que seguimos volando y recuerdo que he olvidado el miedo en tus brazos...en los brazos de un ángel.

Mi angel


Hoy con mi primer café, has sido tambien mi primer pensamiento,como casi siempre,pues te arrastro como una sombra en la jornada.Sin tus noticias, con un teléfono mudo y un día de otoño oscuro, solo he deseado tenerte frente a mi, a tí y a la calidez de tu mirada, tras la que salía corriendo del trabajo para compartirte unos minutos, o  en plena noche para mendigarte un beso... ¿es tan breve de veras lo bello?...me enamoré de tí al tiempo de un suspiro, tan intensamente doloroso que hasta el recuerdo me punza el estómago. Y te tengo,Y te amo, y me tienes, y me amas. Así con la certeza de tener sobre nosotras el cielo, pero sin poder tocarlo.Porque así se ha establecido. Nada poseemos ,nada nos pertenece, y además, no se hicieron los angeles para los mortales ni las mariposas para esperar el invierno.