jueves, 3 de noviembre de 2011

Con palabras que sonríen.

La luz se astilla en filigranas de agua
contra el vidrio del alba
pintando la desnudez de los cuerpos sobre el lienzo del lecho.

 Aherida a mi piel hecha liquen
sujeta, igual que un clavo a mi destino
emergiendo de mí, como un suspiro
dúctil textura del delirio.

Me embriagas de luz y transparencia
devolviéndome del sueño de nenúfares
ninfas y estanques con libelulas...
leyéndome los versos en los ojos.

Cae suave sobre mi, tu voz de cobre
como el sonido de vidrieras de catedrales
estallando en mil orquideas perfumadas
y tibios arcoiris ondulantes.

Llegan alados tus besos exquisitos
invitandome a beber de tí
un dulce sorbo de escarcha
en la palma de tus manos.

Aún tengo sueño entre mis párpados
quizá, recigiendo tus recuerdos,
escritos en las playas de tu ausencia
en oscuras noches,cuando mendigaba tu boca

Y tú que me intuyes,
cubres,sutíl,envolviendo con un halo tierno
cada tramo de mi cuerpo
desnudándo mi alegría,con palabras que sonríen

...y retumba el amor en mis entrañas...un día más.


martes, 1 de noviembre de 2011

Oleo sobre fondo de mujer

Cadmio, carmín,bermelón y cereza disputan la suave caricia de tu boca destacando el plácido nácar de tu rostro que enmarca tu descanso...trazo con el pincel de mis dedos lineas de siena tostada, resbalándo hasta las sinuosas y encarnadas cumbres de tus senos...sueñas en asul prúsia y esmeralda, persiguiéndo a las hijas de Neréo que te llaman, enredando el negro ivory de tu pelo en caracoles marinos y algas de plata y márfil, entre el coral y el cián en oleadas de ultramar intenso...deslizo, pinceladas de ocres desérticos y amarillos tropicales, acariciándo tu silueta en blanco titanio, como beso invernal, deslizándo mis manos en naranjas y tierras, hasta hundirse en la sombra oscura de tu sexo...creo con mis dedos nubes de canela por tu espalda de textura exquisita, para luego cubrirte en éxtasis de trementina y linaza, con un lienzo perfumado de flor de magenta, para protegerte,como mecenas de tu cuerpo, del sol, que ya te busca, y espera que te descubras para poseeerte.