domingo, 11 de septiembre de 2016

La nueva estación

Tengo de nuevo, el otoño en los talones, y como cada año, lo abrazo fuerte porque es fresco y no exige más vida de la que hay, acepta el declive de la luz y de lo verde, y gusta relajarse en los colores, despues del verano, exigente y sobrevalorado. Es cierto que es como una pequeña muerte, pero acaso ¿no es esta una transformación de la vida?...
Me gusta respirarlo, sentarme junto a mi ventanal con mi camisa limpia y mi taza de té a ver como se mezclan los ocres y se desnudan los presumidos árboles que lucían espléndidos, desafiantes y ruidosos en las noches estivales.
Y lo que más me gusta es pensarte en él, porque sé que te encanta, y porque yo me siento un poco otoño junto a tí, sin demasiada juventud, sin muchos brillos, pero refugiada en la sensatez de tu mirada que aprecia lo profundo y las continuas "metamorfosis de la locura"...¿recuerdas?
La proxima estación, donde te encontré... breve, indomable, pero sutil, transparente y constante, como tus pasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario