miércoles, 9 de septiembre de 2015

MI QUERIDA ESPOSA

Cuatro años ya de la celebración de nuestra boda. Cuatro años llevándome de tu mano...sonando Sarah Mclachlan, in the arms of an angel... Y oigo de nuevo tu discurso, el más hermoso que me han dedicado nunca y que comenzaba..." Mi querida Juana de Arco..."
En toda esta andadura, el amor crece y se conoce, también las facultades de cada una y no me averguenza reconocer en tí mi guia, porque, como siempre te digo a pesar de ser mayor que tú, eres más vieja...mi pequeña rancia que coge mis tobillos para mantenerme los pies en el suelo, mi niña sensible, romántica, tierna,familiar, entregada, empática, todo corazón, pero con un carácter que puede hacer temblar los cimientos.El que a mi me falta. Me encanta eso de tí, y nos viene muy bien para nuestra armonía cuando yo te envuelvo en mis locuras.
No fue nada fácil conquistarte, ni llegar a estar juntas, miles de kilómetros, mares de lágrimas, montañas de imcomprensión, tampoco lo fue llegar hasta ese maravilloso día en el que no faltó nadie de los que debían estar. Ni siquiera es fácil a día de hoy sacar tiempo para nosotras, después de estos años las circunstancias nos envuelven, nuestra energías las repartimos entre tanta gente que nos necesita, los tuyos, los míos...que a menudo, casi siempre nos miramos agotadas sin tener respiro...y yo te digo; "tengo tantas ganas de que podamos tener tiempo para nosotras"... y tú sueles responder; "ya nos vendrá por otro sitio"...y yo te veo una Teresa de Calcúta y me quedo tan feliz, culpable incluso por mi egoísmo, pensando que el día que nos venga todo de golpe, nos sobrará una eternidad, y tú también la repartirás.
Seguimos luchando cada día, no solo por los nuestros, por nosotras, por sobrevivir, pero como cada batalla tiene su grado importante de satisfacción, desde luego, no nos planea el fantasma de la rutina y el aburrimiento.
A pesar de todo, la vida a tu lado es la mejor vida que pude imaginar, siempre tengo tus brazos, tu comprensión, tus desvelos, tu experiencia de ser madre de tu madre, de llevar dos hogares, sobretodo tus valores, saber en cada momento lo que realmente importa, y saber que en gran proporción y a menudo, suelo ser yo. Y nos comprendemos, nos toleramos, nos coordinamos en cada espacio de la vida, aprendemos, disfrutamos y sufrimos juntas.
Mi querida esposa...cada dia descubro en ti el amor, en todas sus facetas, esa capacidad tuya que tienes de amar, que me sorprende, me enorgullece y me agota a veces, y me parece uno de tus dones más preciosos. .quiero y estoy dispuesta a hacer por tí todo lo posible y necesario para que seas feliz.
TE AMO ETERNAMENTE
Ahora, aunque no estoy contigo cierra los ojos y coge mi mano...recuérdanos, volando juntas, volando a Roma...Cuando sueños cumplidos!! FELIZ ANIVERSARIO