martes, 2 de octubre de 2012

No me llames amor...

Y tus palabras han sonado como una puñalada de fuego en mi pecho que estaba ardiendo de desconsuelo. No debí buscarte cuando me sentí en una encrucijada, pensando falsamente que siempre estarías para mí, no debí confiar en tu comprensión, ni creer en tu amor, porque realmente tus palabras siempren han sido papel mojado que me he empeñado en creer, en buscar y en recoger.
El corazón es libre, demasiado libre y no entiende de esos limites de los que presumes estar exento, cuando realmente eres el más esclavo de tus necesidades. Y no, no te llamaré amor, ni te llamaré de modo alguno.Porque a veces estoy sola, pero mi soledad es buena mientras aprendo a quererme y a darme cuenta que yo soy el amor de mi vida...
¿De verdad sabes que es el amor verdadero?...Que pena que tú me lo preguntes, cuando los ojos hablan lo que la boca calla.