domingo, 4 de marzo de 2012

Te dejo el tiempo...

Hoy he recibido un regalo. Mi padre ha dejado en mis manos,como una caricia, su antiguo reloj. Y mientras me hablaba, con sus ojos que aunque no ven, siempre miran al cielo, podía notar la nostalgia en sus gestos y su voz. Porque al depositarlo con mimo en mi mano ha sido como regalarme la posibilidad de las horas, un tiempo que se le acaba, un relevo para que con la luz de mi mirada haga girar de nuevo las manecillas de los días… los que me ha regalado, los que le debo y los que le dedico… porque sin él, sin su amor, no hubiese existido ni un solo minuto de mi vida.