jueves, 16 de junio de 2011

El vuelo de las siete y media.

El perro corría con ganas y entusiasmo, libre, con la emoción del aire moviéndo su pelaje, con los ojos brillantes y fijos en el horizonte, su mirada directa hacía donde se ponia el sol, inocente, veloz y feliz hacia su meta, en linea recta al sueño de un atardecer donde encontraría al fín su ansiado premio....de pronto se levantaba la polvareda...los músculos en tensión de sus patas frenando en seco y su cara de frustración cuando la cadena tiraba de su cuello bruscamente.Se acabó el trayecto,la libertad y el movimiento.Los metros estaban contados y solo podía ir y venir con un limite establecido...se acababa el cable, y ya, ni siquiera se resistía.Y se quedaba sentado sobres sus patas mirando absorto el camino recorrido, jadeante y agotado del esfuerzo.

Recuerdo todos los perros de caza que mi padre tenía en hileras, con sus casitas, cuidados, mimados...pero con su cable...me parecían marionetas que incoscientes de su suerte, a cada instante, vivían la desilusión...y lo voy pensando al atardecer cuando el rojo me pega en los ojos y vuelvo del trabajo a casa.
Un avión pasa sobre mi coche,como cada tarde, dejando una estela blanca de libertad, y miro el reloj...las siete y media, como cada día, el mismo vuelo que pasa de largo, cogiéndo velocidad en su cable, y yo,en el mío...ya veo el cartel del desvío y voy frenando, como el perro, el sonido del motor es la polvareda de sus patas y mi destino va tirando de mi cadena...pero ya, tampoco me resisto.

Seguramente alguien lo ha establecido así, y piensa que estoy cuidada, mimada...y lo contrario sería ser desagradecida con mi suerte, con lo que la vida me ha dado, porque este inhumano despropósito diario del beneficio ajeno y la supervivendia propia, se considera avance, logro y progreso...

Mañana volveré en sentido contrario, lo intentaré de nuevo, fresca y con los ojos brillantes de ilusión, desplegaré las alas, las que me arranca la realidad cada jornada, porque los sueños no entienden de cables, ni de límites, y tal vez, algún día la carrera sea tan fuerte y la emoción tan intensa que el tirón sea imperceptible y seré libre más allá de la credulidad de la inconsciencia...

O quizás solo cambie de rumbo y de cable, y me encuentre cualquier día observando coches y haciéndo conjeturas sobre la existencia, desde el vuelo de las siete y media.

martes, 14 de junio de 2011

Especial HER Habitación en Roma (Canción "Loving Strangers" de Russian Red)

Habitación...aunque lejos de Roma.

Temblor del aire en tus retinas
juego de manos calientes
espuma.
Intercambio de dudas,deseos,vacios...
noche futura entre tus labios
silencio.´
Luz entre sombras desviadas
minutos de vida muertos
paréntesis.
Calor en el umbral de aquel cuarto
cuando danzabas nerviosa por los huecos
poesía.
Existencia inconexa y suspensiva
junto al ricón amigo y oblicuo
carne.
Locura de niñas ambiguas y besos
estrellas de fuego
noche.



Latido

Es largo al camino
pero haces remanso de mí
y no me importa…
he llegado a ti por ti
he llegado a ti, latido tras latido
por tu ruta, paso a paso
y me voy contigo
de fondo de tu mirada
mariposa de sueño dorada
tú, que me ofreces con una sonrisa
un beso plácido de brisa nueva.

Regalo

La noche cae en estruendo
y la aurora estalla
en mariposas de amapolas…
las brumas que buscan el mar
y arrastran hilos de plata
en las arenas del amanecer…
y yo, voy cogiendo puñados de noche
que caen y se quiebran en mis bolsillos
para regalarte completo, el nuevo dia.








Brisa

¿Qué tiene hoy la brisa que me duele?

¿ porque el canto de la tarde es queja
si el cielo es azul, y libres las mariposas
acarician los álamos blancos?
¿ será que el campo, la tarde, el cielo,
los álamos, las mariposas, como mi corazón.
gotean en la brisa la tristeza de tu ausencia



Armonía

En ti miro mis pupilas llenas
de la armonía de la creación
y mi alma reclina tierna su nostalgia
en los guijarros profundos de tu soledad.
en ti, me reencuentro conmigo
mariposa de retorno, y se me va tu ausencia
llenándome de claridades, auroras
y mirlos blancos.


Color

No se inquieta el color con la mirada
permanece encerrado en su rostro
en su despliegue mudo
lo negro como blanco
lo blanco como sucio
mariposas que resbalan en la caricia
de un abismo liso
de inaccesibles paredes
seducción desnuda que contempla
claridades, invariable, inmutable…
como mi amor por ti.

Hogar

Me vence el sueño, la nostalgia,
la desolación,la soledad y el llanto,
cuando a veces me sorprende tu ausencia
tan de pronto
como cuando deja de mojar la lluvia
y cesa el tintineo de tu risa
levantando mariposas
como cascabeles en el eco del silencio
y quiero irme a casa
y busco, el refugio de tu abrazo
que es mi hogar.


Consuelo

Después de tu paisaje, de tu paseo
después de regarme de esperanzas
cerezas de carmín, besos de agua
de sensual mariposa, suaves caricias
encima del cristal de las palabras
se convierten las lágrimas
en frutos de temporada,
no se suman en el llanto
porque es el poder que se confiere
al hielo para su olvido


París, sin tí.

Amanece en Paris.

La lluvia besa y abrillanta los tejados abuhardillados que se ven desde
la ventana del pequeño hotel, que huele a ropa limpia y a café...todo tiene
un aire dulce y melancólico.
Mis pies, ayer alas de mariposa en el louvre, se resienten de las horas de caminata y sonrío al recordar como se reían de mi Botticelli y Rafael, de mi soledad con mi cuaderno de notas, escribiendo un poema para ti en el templo del arte, sentada a los pies de Eros…
Me acurruco en la silla junto a la ventana para dibujar la mañana y observo a la mujer que duerme en mi cama, me pregunto que hago en Paris con ella, que hago en Paris sin ti. Te imagino a esa misma hora de camino al trabajo con tu bicicleta, como siempre, con todas nuestras cosas conocidas, lo olores de la placeta, las flores en la calle, nuestros cafés en el puerto…y te siento tan lejos…pienso que ninguna ciudad del mundo llena de tesoros me puede hacer feliz si no tengo tus manos cómplices en cada mañana y tus besos tiernos cada noche, que puedo abrazar toda la tristeza del mundo haciendo el amor a otro cuerpo mientras te pienso…

Me han regalado flores sin tu aroma, he paseado entre pintores y bohemios viendo tu rostro en cada paisaje, navegado por el Sena pidiendo el deseo de envejecer contigo, llorado de emoción en Notre Dame sin poder compartir tanta grandeza, he tomado un vino exquisito sin tu sonrisa…y contemplando la noche desde la torre Eiffel donde las luces centellean como lágrimas de otoño, prometo a la ciudad del amor volver…contigo.


Mi dulce chica Modigliani

.El otoño es como una pequeña muerte, todo declina y lucha en el deseo de permanecer, y finalmente se abandona al aire frío de las tardes en las calles desiertas que anuncian el invierno...como el amor,cuando se agarra a los colores suaves del sentimiento y lucha por no desgarrarnos el alma y lo desatamos a la fuerza como las manos de un niño obstinado a la jamba de una puerta...


Ella camina despacio, entre las luces tenues de rojos y ocres, con pies de bailarina indecisa, sobre un manto crujiente que envuelve de música sus pasos...camina y piensa, ajena al aire que se enreda en el suave castaño de su pelo en deseo de poseerla, y acaricia su rostro de perla, inspiración de Modigliani...camina, erguida y elegante,provocando la envidia de los álamos del parque que la observan pasar celosos, como las estrellas del tango,entre mentes vagabundas que no entienden su espiritu...asoma de su pecho el corazón intermitente, un hilo tierno de nostalgia...y suspira...y no sospecha que la observan, la acechan, enamoradas las esquinas,que se inclinan las farolas porque envidian su luz y su calma...que el viento silba lujurioso a su silueta...las nubes lagrimean en deseo de acariciarla...y no muy lejos, desde el centro de una ciudad, donde la soledad nada en multitudes, alguien, la piensa, la añora y la siente parte de una vida que ansia, pero no puede derribar los muros...
Ella camina, desliza su cuerpo ágil entre las calles de su infancia y pasa la estación solitaria, borrando con una sonrisa las barreras de la nostalgia, sin ver nada más....mientras, sigue silbando el viento...


domingo, 12 de junio de 2011

Andre Rieu (Love Theme From Romeo & Juliet)

La luna, cómplice de Romeo...

Casi sin aliento, caminaba por las calles empedradas, esquivando las risas de las esquinas y de las puertas abiertas, los sonidos propios del verano, se distorsionaban en la noche yse inundaban de estrellas los recovecos de los tejados de las casas.La luna, testigo mudo de los pensamientos de Romeo, seguía complice sus pasos ágiles y presurosos en busca del encuentro clandestino con su amada...


- Aún llevo el tierno aroma de su piel entre mis dedos, como flor del paraíso exquisita que se funde entre el recuerdo de ...ayer? ...solo ayer?...y parecen que han pasado mil años de ausencia que siento desgarradora y sangrante en el interior de mi pecho...! siento su tacto y su esencia...y aún así, dudo...no de su amor...nunca!...no mienten los ojos suplicantes en el lecho, ni la felicidad infinita de un aliento que se funde como vida con mi cuerpo, no mienten sus manos que atrayendo mi rostro hacia su boca suplicaba, vidriosos los ojos de pasión...hazme tuya...!

-No obstante, dudo, sí... de las malvadas intenciones de quienes no la aman pero desean poseerla como angel privado, ya que quien no haya el amor, atesora para sí los gozos ajenos, no en burlón deseo de inmiscuirse, sino de poseer la pureza inundada de dicha de un alma agraciada de dones, para apaciguar sus carencias...dudo, del frágil estado de su espiritu que quebrantan facilmente las lenguas mordaces, o aún peor, los labios melosos que la incitan a sucumbir y descartar el amor cual locura que a nada lleva, solo a la consecuencia de una vejez en soledad y lamento...

-Ay amor!...no entiendes cuán mia eras ya, antes de que ni siquiera tus labios rozasen mi mejilla sutilmente,cual balanceo de danza,
aspirando por primera vez el calor de tu cuerpo, haciéndo tangible mi sueño...te he buscado tanto!...en tantas bocas que se me ofrecían gustosas como frutas de temporada, que solo buscaban la carne, sin calmar jamás la sed de mi espiritu...

Cuando tus ojos se clavaron en mi mirada, aquella mañana de sol, donde tu risa encandilaba al cielo,entendí que eras tú quien tanto ansiaba y te supe, la dueña de mi corazón...
Llega al alto muro del jardín de Julieta, y se encarama ansioso al follaje de enredaderas, hiedras y madreselva en un intento inútil de trepar con rapidez y sangran sus manos al rozarse con la piedra...una rama cruje bajo sus pies y guarda silencio por miedo a ser descubierta su osadía...se acelera su respiración y el corazón le da un vuelco al oir la voz de su amada susurrando...por vos muero...!