jueves, 28 de abril de 2011

Tocando fondo

Ahora soy mercurio en vez de aceite en el agua de la soledad,me he cansado de mantenerme a flote, demasiado esfuerzo, espiral infinito como el abismo..agujero negro en el universo del corazón...
al fín y al cabo no se está tan mal aquí en el fondo...es confortable y hay mejor vista....quizás cambiando el color de las cortinas y reorganizando el espacio cambie tambien el color el color del sentimiento. Me entiendo, me tolero, me conozco...buen comiezo.

Aire

Pocas veces puedo tener la tranquilidad exterior y la paz interior que siento hoy...
Todo ha ido bien en mi vida este día, ni penas, ni nervios...
Tal vez un poco de soledad, pero no de la mala que me hace sufrir..

Para alguien que tiene todo en orden, es tonto tener que escribir líneas que no llevan a nada más que a ser expresadas...

Así soy yo...demasiado expresiva y transparente, por eso no siempre quiero estar con tanta gente, por miedo a que adivinen en mis ojos, lo que quieren oir de mis labios...

La verdad tal cual es para mi, como viene a mis ojos y  a mi corazón, no la puedo ocultar... a veces hace daño y otras da alivio y felicidad a quien quiere respirar mi aire...

Contemplando sin miedo la vida

 Amor...cuando tu mirada me acaricia
y aletea tu presencia entre mis pensamientos,
sobran las palabras...faltan...

No son necesarias entre tu y yo , tu amor
me eleva a expectadora del resto del mundo
sentada entre los privilegios de tu ternura...

Pero...no existen las suficientes
para hacerte sentir lo profundo de mi vida
en ti, más allá de la piel y del aura...
lo que despiertas en mi cuando me obsevas,
me rozas,me susurras, me sonries con tu cuerpo,
me besas con tus ojos...

Sobran y faltan las palabras, pero no importa
porque lo sabes.
...porque hemos traspasado el tiempo,
que nos falta y nos sobra del mismo modo
..`porque hemos traspasado las rutinas y el sexo
probelmas, personas, sueños...

Contemplando sin miedo la vida
arropada por la calidez de tu alma.

Dispersión...

Ansiedades de la vida
momentos a los que debo
una perpetua confusión y afecto.
Extraño pero dulces regresan...
que los empujan a mi
que me he ido de los dias que fueron
y me contemplo viajando
mientras giro mi rostro y te acompaño
para mi, la claridad
fugitivo instante en que en la ciudad...
faltas.

Cruce de caminos


La vida es un laberinto de emociones, puedes controlar tu cuerpo, a veces tu mente, casi nunca tus sentimientos y jamás tus emociones. Vas chocando con los malentendidos, las mentiras, los vacíos de los demás y no entiendes nada, solo sabes que debes  seguir, pero arrastras lo que mas pesa, la impotencia, el dolor, el amor, la desilusión, las decepciones...intentas dejar algo de ello a lo largo del camino, pero solo pierdes el raciocinio. Y a pesar de todo lo que mas pesa es el amor, lo que más ata, lo que más corroe, lo que más duele…amar sin querer amar, es la primera causa de infelicidad en el ser humano, o amar y no ser amado o ser amado y  no querer que te amen. A lo largo de la vida también voy aprendiendo, sobretodo a no descartar nada, y a sobrevivir...a pesar de mis miedos y angustias, soy una mujer fuerte, puedo superar cualquier cosa que me afecte a mi, sin embargo no sé como llevar el dolor de otros, sobretodo, si yo soy la causante del mal, que no es difícil...me desarma...
la vida es un laberinto de emociones, un cruce de caminos...lo positivo, es que puedes encontrarte con cualquier cosa que no puedas esquivar, y será lo mejor de tu vida...quizás eso sea vivir, pasar experiencias , aunque no las busques ni las quieras...tal vez, en próximo cruce me quede sentada.

Mi niña tulipán

Era Marzo. Sólo había primavera en mi recinto. Cantaban las hojas verdes de las orgullosas rosas que sobrevivían al invierno, florecía el manzano en blanco titubeante y las lilas asomaban tímidas desafiando el aire frío y cortante…pero yo me había empeñado en que ya era primavera, en que tú nacerías en el preciso instante que yo eligiese y en cultivar tulipanes entre la hierba verde de nuestro jardín, donde solo acampaban a sus anchas malas hierbas y amapolas…
Pasaban los días y ni llegaba la primavera, ni tú querías nacer, y contemplaba desesperada como los topos se comían los bulbos plantados el día anterior…

Tenía tu misma edad  de ahora y aunque sabía muy bien lo que quería y cómo, no conseguía aceptar que el cuando no estaba en mi mano…y aprendí que todo llega a su tiempo. Pasaron los días observando la lluvia y el jardín y cuando terminaba el mes
Salió el sol y viendo abrirse un pequeño brote rojo, sonreí y supe que era el momento.
Así llegaste tú, un día como hoy de hace 22 años, ví tu carita por primera vez y tu olor inconfundible que jamás he olvidado. Llegaste con una estrella en el pecho, como la princesa del cuento, que estará siempre contigo y dos luceros por ojos…me sentía feliz con ese pequeño universo en mis manos cuando volvimos a casa. Nevaba, y para mi sorpresa el jardín nos recibió con un manto rojo de preciosos tulipanes dándote la bienvenida…
Desde entonces cada año, el día de tu cumpleaños, el jardín te regalaba todos los tulipanes que cabían en él…y yo cesé en mi empeño de cultivadora. Porque coseché lo mejor del mundo…a ti, mi “niña tulipán”.

…Por cierto...¿sabes cual es mi flor preferida?

martes, 26 de abril de 2011

Ser o no Ser...

En la vida que llevamos con increíble frecuencia, ocurren y se repiten situaciones que no deseamos. ¿A quién culpar? ¡Es tan fácil decir al destino!, o simplemente la suerte o algún día nos tenía que pasar…. ¡Cuán equivocados estamos! ¡Qué difícil es reconocer cuando estamos equivocados! ¿Dónde comenzó todo?
Es sencillo: en una decisión, correcta o equivocada, que trajo sus consecuencias. ¿Cuándo sabemos que estamos listos para tomar decisiones correctas? No es cuando utilizamos mucho tiempo para pensarlo, ¡cualquiera podría hacerlo! No, no es de esa manera. La verdadera prueba ocurre cuando no tienes tiempo; decisiones inmediatas, paradójicas y radicales, que en términos de segundos determinan si asciendes o caes…

Para decidir no debes hacer, para decidir… ¡necesitas ser!

Para decidir no debes hacer, para decidir… ¡necesitas ser!