domingo, 25 de diciembre de 2011

La locura de la cordura

¿Dónde está la diferencia entre los amores que pasan y los amores que no pasan? ¿Y dónde está el pensamiento que puede deslizarse igualmente por la línea recta, la línea curva o la ausencia de todas las líneas? Y aunque la locura nos salve a veces de nosotros mismos, termina siempre por reducirnos a nosotros mismos, aunque alguna vez,en uno de sus saltos, descubra y franquee su intención de empujarnos y acompañarnos a las franjas sosegadas de los nuevos abismos. Entonces comprendemos que ella es la cordura de otra parte y también que no estamos tan completamente solos, como nos afirman nuestras habitaciones tapizadas de discordias, nuestros maestros especializados en ciénagas y los huecos excavados en todas las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario