domingo, 9 de octubre de 2011

Habitacion en Roma

Duermes plácidamente como una diosa de piel canela entre las sábanas, lienzos virgenes y blancos de horas por vivir....

Eres calor,vida,deseo...completas y llenas mis dias que antes fueron nómadas recorriendo emociones sin fondo.
Te observo y sonrío recordando aún como caían los pétalos de colores sobre nosotras, las risas...tantas mariposas...la emoción de tus palabras cuando me llamaste en público,Juana de Arco...el sol que nos acompañó cómpllice por la Alhambra en un dia de lágrimas de felicidad que se ahogaron con nosotras y nadaron en el agua tibia de frutas y cava, como dos niñas emocionadas en un lago, durmiendo enlazadas y felices en una blanca luna llena.
Por la ventana me acaricia el sol, timidamente,invitándome al día en esta ciudad,que es, como un querubín de Bernini con la cara manchada de chocolate, sucia, pero hermosa y dulce...
Me acurruco junto a tí de nuevo, pensando que realmente da igual el espacio, el tiempo y el lugar,mientras encuentre el cobijo de tus brazos, nada es transcendente, mientras esté contigo y pueda refugiarme en lo confortable de tu pelo que es la alfombra de mis sueños, y que aún todavía hoy huele a tí...y a Roma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario