jueves, 13 de octubre de 2011

Entre la luz y la sombra.

Cuándo la luna arrebata al rostro del cielo el último vestigio de color,renace mi mente en un recinto oscuro,como una mariposa desorientada en plena noche,diseñándo sentimientos a base de retales sueltos,fragmentos de múltiples ingredientes que se mezclany repelen constantemente, dando a luz a cada instante una nueva forma...

El resultado, no deja de ser amor, sin embargo, consciente de que nunca llega a alcanzar el rango de lo absoluto...
Entonces,te descubro.Oscilas, entre la luz y la sombra,como una luciérnaga, viviéndo entre la risa y la meláncolia,irrumpiendo en el estrecho ámbito de mi vida,sacudiéndo un orden fijo como el cemento,haciéndolo fresco como la arcilla...
Renace mi caracter aventurero, y contigo recorro el horizonte como un territorio fronterizo, en una clandestinidad compartida,haciéndo de tu existencia,mi propia existencia tolerable...
Me acostumbro a ver tu fortaleza herida de debilidad,confusa,inaccesible,con frecuencia, exasperante y me haces sentir incapacitada para orientarme.Me guias, como un faro, aprovecho la luz de amor y la oscuridad de tus ausencias para guiar mi corazón por tu interior...
Me olvido por instantes de mi extraordinaria confianza,sintiéndome como una roca, insospechadamente frágil, que se cuartea como un armazón de escayola, cuando no consigo descifrarte.

Sé, que estás ahí, con tu carácter intermitente, cosechando para mí, consuelo y serenidad.Arden mis ojos, tornándose graves y reflexivos para pedirte perdón, porque el mar de mi amor es tan inmenso, que sin pretenderlo he podido ahogar tus tiernos cariños.
Siempre consigues disfrazar mis silencios de un acogedor efecto de normalidad, como un canto antiguo y melodioso,tibio y brillante, como un sol que estaba muerto...y te extraño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario