viernes, 20 de mayo de 2011

Viernes.

Amanece y le sonrío al alba
que despereza mis alas
de mariposa dormida
brillando en plenitud
y sacudiendo el hastío de mi alma…
dejo atrás las calles invisibles
de las tristezas cotidianas
consciente que cada hora que pasa
me acerco mas a ti
cada paso que doy
siento mas vivo tu abrazo
y me saludan los paisajes celosos
en la certeza de la felicidad
de tu espera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario