jueves, 26 de mayo de 2011

Esto que nos pertuba y a lo que llaman amor...

A través de los años, el amor, sentimiento dolorosamente dulce, de manera cambiante


se define, nos descontrola, nos hace añicos lo previsto, buscamos su misterio, su medida, hasta su demora… y en parte su fracaso por el miedo que provoca sentirlo plenamente, y que por sorpresa, se nos caigan los muros y las excusas...

Y a pesar de todo, hay algo que se aprende, otra piel de sonrisa nueva, que intercambia sus múltiples tamaños...e intuyes un sentimiento gemelo de flores disfrazadas de distinto color.

Y con idéntica perplejidad a si misma se ignora...y como variables son los ojos que lo miran, la gradación de veladuras, nombres, pieles, estancias, almas...diferente es el sabor que nos deja en el alma y el dolor de su huella.

Y nos resignamos. Tensa es la actitud del que ama fuera de su cuerpo, frágil el control del que aspira a lo real…de quien se atreve incluso, a inventar, como en sueños, las respuestas…


No hay comentarios:

Publicar un comentario