miércoles, 11 de mayo de 2011

Despiste.

Pierdo el camino, a veces bajo mis pies

Y me dedico a vestir las horas de mariposas
mirándome en los espejos de los charcos
dejando mis pinceles colgando en el aire
pues voy pintando nubes angulosas y distintas
y llevo, a bandolera mi despiste de artista
como me dice David ( lo siento amigo,
de nuevo olvide hoy el pan para la miel…)
y mientras, se muere otra tarde de Marzo.
Pero, que más me da,
si madrugué para amarte, mujer
y llevo tus besos en los bolsillos
así que nada que me importe, nada
me dejo en la calle…

No hay comentarios:

Publicar un comentario