miércoles, 11 de mayo de 2011

Complicidad.

Me gusta observarte entre la gente

cuando distraida te ries con entusiasmo
y hablas con pasión de nuestras cosas
como si fuese la última tarde de una vida
absorta, en el mimo de la amistad
tranquila de tenerme cerca...
Intuyes mi mirada en tu espalda
y se encuentran mis ojos
con la miel de los tuyos pícaros
que me taladran de esa manera
que solo tú sabes...
y entiendo que como en mí interior
mil mariposas levantan vuelo en ti
y me sonries complice
en la plena confianza
del resguardo de mi amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario