lunes, 16 de mayo de 2011

Cartas

Sé que aún guardas mis cartas

pobladas de esperanzas blancas
impacientes por tus manos
finas, transparentes, solitarias...
y sabias que te esperaba
mientras se me borraba el alma
en el final de las horas para siempre
te enviaba mariposas invisibles
bajo el escombro de los cielos
y sabia, que al borde de mis cartas
sin saberlo...me esperabas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario